La UC queda en Chile

El intendente Claudio Orrego, el cantante Nano Stern, Bernardita Ramírez de Agronomía y gestora del taller de Biohuerto y Guillermo Rolando de Fútbol Más se reunieron para conversar acerca del compromiso público en la formación de los alumnos de la Universidad Católica.

Cerca de 150 alumnos de distintas carreras se congregaron en el Auditorio de College para asistir al foro “La UC queda en Chile: ¿Influye la formación UC en tu compromiso público?” organizado por el Centro de Políticas Públicas UC, la FEUC y la Consejería Superior. Esta actividad se enmarca dentro de la Semana Universitaria organizada para los estudiantes UC y tenía por objetivo reflexionar en torno al sello social y público de los profesionales egresados de esta casa de estudios.

Profesionales de distintas áreas que han estudiado en la UC y que han llevado -de una u otra manera- su disciplina al compromiso con el país analizaron desde distintas perspectivas este compromiso público.

#LaUCquedaEnChile 2015

“La UC debería tener como sello una preocupación muy grande por Chile, más de una universidad que se dice católica”, dijo Claudio Orrego, actual intendente de la Región Metropolitana y abogado de la Universidad Católica. El exalcalde considera que el sello cristiano que tiene la universidad debiera ser enfocado en lo social y agrega que se ha avanzado -con la creación del Centro de Políticas Públicas, de los programas Penta y Puentes UC y la Red de centros de salud familiar Áncora- pero que aún queda mucho trabajo por hacer.

Por otra parte, echa de menos una mayor “rebeldía” en los estudiantes, que se contrapongan las diferentes opiniones y el salir a conocer diferentes realidades.

El cantante y compositor nacional, Fernando Stern –más conocido como Nano Stern-, tras un breve paso por la UC considera que la mayoría de los estudiantes eligen esta casa de estudios por un criterio académico y no por su inclinación católica. Tras ingresar a estudiar Música, ese mismo año se retiró de la carrera; sin embargo, destaca que “en la UC conocí a una persona que me cambió la vida, hay profesores que sembraron una semilla en mí y eso es con lo que me quedo”. También destacó el concepto de universidad como universal: “Me gustaría que se expresaran más todas las opiniones”.

Guillermo Rolando es ingeniero civil químico de la UC, sin embargo, su carrera siempre ha estado vinculada a la social. Actualmente es el director ejecutivo de Fútbol Más, fundación que busca promover la resiliencia y la felicidad en niños que viven en contexto de vulnerabilidad social. Tras sus seis años en la UC, Guillermo considera que “falta una mirada más colectiva”, que “veía el éxito centrado en lo personal” y que “hay que universalizar la universidad”. En este último punto profundiza el hecho de que hay que salir de la sala de clases y vivir experiencias: “Hay que hacer que la universidad salga de San Joaquín”.

Otra exalumna UC que compartió con los actuales estudiantes fue Bernardita Figueroa quien es subdirectora de Asuntos Estudiantiles de la Facultad de Agronomía e Ingeniera Forestal UC y gestora del taller de Biohuerto UC. Ella cree que son clave las conversaciones y diálogos que se generan en las salas de clases e invitó a los alumnos a participar y opinar más. “La discusión ética tiene que ocurrir en las salas de clases, en los espacios de diálogo profundo se puede generar un cambio y una sociedad como la que soñamos”, agregó.

Otro elemento que se analizó fue la homogeneidad de los estudiantes que ingresan a la UC. Los invitados coincidieron en que, en término generales, los alumnos son de una élite con acceso a buena educación. “Si tú quieres tener un alumnado heterogéneo debes poder darle el acceso a la universidad a todos”, agregó Claudio Orrego. Para Guillermo Rolando, el acceso a la universidad viene condicionado a las realidades que les toca a cada uno antes. “Para poder tener la riqueza y el valor de lo diverso, las oportunidades se tienen que dar desde la base; hay que hacer que todas las canchas tengan pasto”, concluyó.

Al finalizar el foro todos los invitados coincidieron en que volverían a estudiar en la UC, menos Nano Stern que tras su breve paso por la universidad dijo que “no volvería a estudiar en ninguna universidad y partiría con mi carrera musical antes”.

Este encuentro fue moderado por la periodista y también exalumna de Periodismo, Andrea Aristegui.